En este artículo te contamos cómo deberías adecuar la iluminación de tu espacio de trabajo si te dedicas al retoque fotográfico.

El retoque fotográfico y el espacio de trabajo

Aunque a simple vista parezca un aspecto de poca relevancia, el lugar donde se editan las fotografías debe estar acondicionado específicamente para tal fin, y es aquí donde la iluminación cumple un papel fundamental.

Condiciones para el retoque fotográfico

Cuando comenzamos con el proceso de edición de imágenes en la computadora entran en juego ciertos factores que influyen en la manera de cómo evaluamos el brillo, el contraste y los colores de la fotografía. Es decir, que además de las características y de la calibración del monitor que estemos utilizando, la luz del espacio o del entorno también va a afectar la visión de las imágenes que estemos editando.

La luz en el espacio de trabajo es un factor muy importante al momento de trabajar con la edición digital de fotografías, por eso es necesario adoptar ciertas estrategias para poder controlarlo.

En líneas generales, lo ideal es trabajar en un espacio donde no haya una iluminación excesiva y sobre todo que la luz del ambiente no afecte de manera directa al monitor. Se recomienda que la media de luz que debe haber en el espacio de trabajo debe estar entre los 32 y los 64 lux.

También es importante elegir el tipo de bombilla correcta, en este caso, el espacio dedicado al retoque fotográfico requiere focos fluorescentes de una temperatura de 5.000k. El simple hecho de utilizar focos de menor temperatura puede afectar la forma en la que vemos las imágenes que estamos editando.

Lo ideal es que el espacio de trabajo tenga una tonalidad neutra, lo cual nos referimos a que todos los elementos del espacio, sobre todo las paredes, tengan un nivel de reflectancia inferior al 60%. Por eso las tonalidades grises son ideales para utilizar en los ambientes dedicados a la edición de imágenes.

Cuando el espacio de trabajo ya esté completamente acondicionado en cuanto a iluminación y colores, sólo nos queda calibrar el monitor de acuerdo a la situación lumínica en la que vamos a estar trabajando. Y por último, es importante remarcar que no se debe trabajar junto a ventanales de luz sino elegir aquellos lugares en los cuales las condiciones lumínicas se mantienen siempre iguales.

Hasta aquí hemos visto cómo debe estar acondicionado el espacio de trabajo para que la edición de fotografías sea óptima. Si te gustaría aprender a retocar imágenes, eliminar defectos y utilizar diferentes efectos, te invitamos a realizar el curso de Retoque Fotográfico a distancia. ¡Te esperamos!

 
 
CURSO DEL MES:

Curso de
Reparación de PC

Duración: 6 Meses
Inicio: 14 de Diciembre

6 cuotas de

$849

¡Conocé todas nuestras PROMOS y participá de espectaculares SORTEOS!
FUDE en Facebook
Ir para arriba