En la avicultura, como en cualquier otro ámbito, la alimentación es un factor de vital importancia para obtener resultados favorables.

Avicultura: cómo lograr una alimentación saludable

Una buena nutrición se refleja tanto en el rendimiento de las aves como en los productos que obtenemos de ellas.  Por eso, a la hora de criar y alimentar a las aves deberemos estar atentos a las raciones y a las dietas, entre otros factores de importancia. 

La manera más apropiada de alimentación consiste en una ración de balanceado granulado. Dichas raciones suelen incluir maíz, arroz, trigo y harina de soja, lo cual le brinda al ave vitaminas, proteínas y minerales. También, algunos alimentos contienen ciertos aditivos como antibióticos para evitar potenciales problemas de salud y enriquecer su crecimiento. 

Las aves no poseen mucha capacidad de transformación interna de los alimentos, por eso los nutrientes esenciales deben ser de calidad y el alimento peletizado para que el ave pueda ingerir y procesar  más alimento. Además, durante el proceso de peletizado se modifica la forma física de los alimentos y se realiza un tratamiento térmico, factores que también permiten mejorar la función digestiva de las aves. 

Es decir, que en la avicultura, la elaboración de los alimentos balanceados implica un proceso de molienda que le facilita la disponibilidad de los nutrientes en el aparato digestivo de las aves. Luego, el proceso continúa estableciendo el peso y las proporciones indicadas de acuerdo a las diferentes necesidades nutricionales. 

Los alimentos balanceados deben diseñarse en base a los niveles de energía y proteínas que se busca suministrar, según los resultados que se quiera alcanzar. Particularmente, los cereales aportan la energía necesaria para que el ave mantenga la temperatura corporal; si este es excesivo el ave acumula grasa y si es insuficiente no alcanzará el desarrollo corporal adecuado. Las cereales también aportan las proteínas que el ave necesita para conformar la masa corporal.

¿Cómo se raciona el balanceado en avicultura?

Generalmente se emplean raciones diferentes según la fase de producción del ave. Por ejemplo, en una dieta de inicio las raciones tienen un alto contenido proteico 24%; luego durante el crecimiento las proteínas alcanzan el 20 % y en la finalización de crianza las raciones son bajas en proteínas, un 18%.

En la actualidad, existen en el mercado raciones para avicultura elaboradas específicamente para pollos de engorde, reproductores y ponedoras. 

Para que las aves se mantengan sanas y productivas también es importante que tengan acceso al agua durante toda la jornada, y que la misma se mantenga limpia y fresca. Un cálculo general establece que diez aves consumen aproximadamente dos o tres litros de agua por día; lógicamente esa cifra aumenta considerablemente en los meses de calor. 

Por lo tanto, podremos alcanzar resultados óptimos y una alimentación saludable si aplicamos un riguroso control, no sólo en los alimentos y el agua que damos a nuestras aves, sino también en la temperatura, la estructura y los equipos de crianza.

Como podemos ver, la alimentación y nutrición del pollo es una parte importante de la producción avícola. Si deseas aprender muchas más nociones, conceptos y técnicas del sector avícola, te invitamos a realizar nuestro curso de Avicultura a distancia y sumergirte en el mundo de la ciencia avícola.

 
 
CURSO DEL MES:

Curso de
Reparación de PC

Duración: 6 Meses
Inicio: 14 de Diciembre

6 cuotas de

$849

¡Conocé todas nuestras PROMOS y participá de espectaculares SORTEOS!
FUDE en Facebook
Ir para arriba